Tarjeta sanitaria europea

tarjeta-sanitaria-europea

¿Vas a viajar por Europa? Pide antes la Tarjeta Sanitaria Europea

Se acerca el período estival y pronto comenzarás a planificar tus vacaciones, quizá para viajar a algún país de la Unión Europea.

Hay muchos factores que debes tener en cuenta antes de ponerte en marcha: el precio del vuelo, disponibilidad de alojamiento para los días que vas a permanecer en el país, dónde comer, qué ropa llevar… Todas estas cosas son muy importantes, pero por lo general la gente suele pasar por alto una cuestión crucial: la salud.

Si eres el afortunado suscriptor de un seguro médico privado que cubra tus viajes al extranjero, quizá no necesites seguir leyendo. En todo caso deberías consultar las condiciones concretas de los contratado y asegurarnos de que estaremos cubiertos en el país al que nos dirigimos.

Para el resto de casos, lo mejor que puedes hacer para viajar tranquilo dentro del espacio de la Unión Europea es solicitar la llamada Tarjeta Sanitaria Europea. Este documento personal e intransferible, permite a sus beneficiarios el acceso completo a la sanidad pública de los países de la Unión Europea durante estancias temporales, como pueden ser viajes de ocio, estudios o trabajo, siempre que se trate de motivos médicos justificados.

Derechos sanitarios que otorga la TSE

Los poseedores de la Tarjeta Sanitaria Europea tienen derecho a recibir la misma atención sanitaria primaria que los residentes en el país al que viajan. Esto no implica sin embargo que la atención sea gratuita y universal (como en el caso de España). Por ejemplo, si viajamos a Francia, deberemos abonar el ticket correspondiente a los servicios sanitarios (1€ para una consulta y 10€ para el especialista), todo esto sujeto a los eventuales reembolsos que puedas solicitar después. Así pues, es conveniente conocer previamente el funcionamiento de la sanidad del país al que vamos a viajar.

Tampoco podemos pasar por alto que la Tarjeta Sanitaria Europea no es un seguro de viaje. Es decir, no cubrirá el gasto en medicinas, médicos privados, repatriaciones o intervenciones no cubiertas dentro del marco de la seguridad social del país en el que te encuentres. Por supuesto, tampoco está pensada para usarse como una forma de “turismo sanitario”. No viajes con la única excusa de operarte en el país de destino.

¿Quiénes pueden solicitarla y cómo?

Cualquier persona con derecho a sanidad gratuita en España tiene la posibilidad de solicitarla. Es decir, si cotizas a la Seguridad Social eres un beneficiario potencial de la Tarjeta Sanitaria Europea.

La tarjeta es gratuita y puede solicitarse en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS).

La solicitud puede hacerse directamente por internet (en la web de la Seguridad Social) o por teléfono. Suele tardar en llegar al domicilio del solicitante unos 10 días y tiene una validez de dos años.

¿En qué países tiene validez?

La TSE puede usarse en todos los países de la Unión Europea: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía y Suecia. También dentro del Espacio Económico Europeo: Islandia, Liechtenstein,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.