Experiencias que sólo puedes vivir en una residencia de estudiantes

La etapa universitaria es una de las etapas vitales que con mayor ilusión se vive y se recuerda. Por ello, a la hora de abordarla, debemos saber elegir bien el entorno y las posibilidades que se nos ofrece para su desarrollo. Una de ellas es vivirla en una residencia universitaria de estudiantes donde podamos no sólo vivir la universidad, sino también compartirla: ¿qué experiencias nos esperan dentro de una residencia estudiantil?

 

Imagen: residenciasarria.com

 

 

Vivir de forma independiente…

Es la más inmediata de las vivencias y a la que nos vamos a enfrentar con mejor o peor suerte, pero siempre con un buen sabor de boca si lo hacemos en una residencia donde contemos con el apoyo necesario.

Romper con el confort que supone vivir con nuestros padres supone enfrentarnos a nuestra primera lavadora (que la recordaremos para siempre), a la fregona y escoba como nunca, y a otras tareas que nos pueden resultar pesadas en un comienzo pero que son la mejor escuela de la vida, ¿o pensabas que toda la vida tu madre te iba a lavar camisetas?

Por otra parte este aprendizaje también te permite elegir tus propios horarios, tu propia comida (eso sí, sin pasarse… la salud es lo primero: antes incluso que tu inevitable apetencia por comer pizza a todas horas), tu propio ocio (recuerda que la práctica deportiva también es una excelente forma de desconexión) y sobre todo tu espacio vital.

 

 

… pero nunca solo…

Una cosa es ser independiente, capaz de realizar nuestras tareas sin necesidad de ayuda, y otra ser un lobo solitario apático y sin oportunidad de compartir momentos y vivencias a todas horas.

La universitaria es una etapa en la que vamos a conocer a multitud de amigos que se podrán convertir en compañeros de viaje de por vida, por tanto jamás nos debemos cerrar a la posibilidad de conocer nuevas amistades… y encerrándonos en una habitación también nos encerramos a compartir risas, nervios, momentos de diversión, de estrés, etc.

 

… con el apoyo necesario…

 

A todos nos pasa: nuestra primera lavadora (o segunda, o tercera…) no sale como nos imaginábamos… A quien más y a quien menos en alguna ocasión ha mezclado colores con blancos de forma inoportuna, o vamos notando como una dieta basada en fast food hace que nos resintamos y nos notemos con pesadez y algo más rellenitos.

En esta ocasión podemos: o llorarle a nuestros padres por teléfono en busca de consejo, o contar con los servicios de la residencia para ayudarnos de un buffet con comida casera, una lavandería donde mimen nuestra camiseta favorita o, sin ir más lejos, poder pedirle ayuda a nuestro apañadísimo compañero de habitación.

 

… y en el entorno ideal

 

Vale que no sea un factor determinante, pero también a quien más y a quien menos, le gusta salir de casa para encontrarse en un entorno cuanto menos igual de cómodo o más.

Desde una ciudad que nos atraiga y sorprenda con una agenda de ocio y cultura repleta, hasta unas instalaciones que nos permitan desde jugar a juegos en compañía como el billar, disfrutar del buen tiempo al aire libre o dar unas brazadas en verano cuando pegue el calor.

Todo ello son vivencias que puedes disfrutar y que nunca olvidarás compartiéndolas en una residencia de estudiantes, pero te quedan muchas otras por descubrir que, como en las mejores películas, mejor dejamos que lo hagas por ti mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.