Cómo llegar a fin de mes cuando el sueldo no da más de sí

Hoy quien tiene un trabajo tiene un tesoro, pero por desgracia, en ocasiones por mucho que tengamos una manera de asegurarnos el sustento mes a mes, sentimos que no nos llega: facturas, mensualidades de la vivienda (ya sea por hipoteca o por alquiler), el colegio de los niños… Son muchos los frentes que pueden fácilmente acabar con la nómina en cuestión de segundos. ¿Qué hacer cuando el sueldo no da más de sí?

no_llegar_fin_de_mes

Busca ingresos extras

Si complicado es encontrar un trabajo, hacerse con dos puede ser una odisea, pero existen otras opciones como acudir a los cada vez más populares (aunque cuestionados) minijobs, bancos de horas (si un gasto es un imprevisto como una rotura, acudir a un fontanero que nos pueda cobrar en “tiempo” es una opción cada vez más recurrente), ofrecer clases particulares o vender manualidades que tengamos como afición.

Para este último caso podemos encontrar en internet plataformas gratuitas que nos sirvan de e-commerce y rentabilizar productos artesanales, productos que gracias a la conciencia colectiva del mercado de cercanía cada vez está más de moda.

 

Plantea tu caso en el trabajo

Siempre resulta complicado pedir un aumento, pero si “echamos horas” y aun así no nos llega el sueldo para pagar necesidades básicas, se puede plantear en el puesto de trabajo que se busquen formas de conseguir un mayor salario: echando horas extras, rentabilizando las horas de trabajo o incluso posicionarse para un puesto mejor remunerado o una segunda tarea en la empresa.

“Plantear la situación en el puesto de trabajo puede servir no sólo para conseguir un aumento, sino para encontrar otras opciones dentro del mismo entorno laboral”

Tal como dice el dicho: “quien no apuesta, no gana”. Apuesta por ti mismo y si eres una persona trabajadora y cualificada sin duda no te faltarán apoyos para salir de este pequeño bache.

 

Solicita ayuda financiera

Existen muchos y diversos productos en el mercado financiero destinados a aliviar las cuentas de aquellos que se preocupan por sus finanzas, desde préstamos con garantía, donde la cantidad de nuestra nómina no es un factor en contra, hasta reunificación de deudas que hacen que nos cunda más nuestro dinero mes a mes.

Conviene siempre que se acceda a estos productos dejarnos asesorar, buscar empresas con un buen servicio de atención al cliente, para que la ayuda financiera sea la solución y no un problema más que atender.

En cualquiera de los casos planteados, lo importante es no perder la calma, ya que es una situación de lo más cotidiana, y como cual, se debe plantear y abordar: no dudes en solicitar ayuda, ya sea a familiares, amigos, entidades financieras o en el trabajo, ya que nunca sabrás con exactitud de dónde te puede venir la solución.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.