Cómo aprovechar un envío en contenedor marítimo al máximo

El transporte marítimo internacional da salida a la necesidad de realizar envíos entre países en los que la orografía no permite la entrega de mercancía de forma rápida y eficaz mediante el transporte terrestre, pero según seamos capaces de sacarle el máximo provecho, el transporte marítimo será incluso más eficaz que el terrestre en otros aspectos como la capacidad y el volumen de carga. Para ello, los servicios de grupaje marítimo internacional, los contenedores de diferentes tipos y otras características nos ayudan a ello, ¿cómo aprovechar al máximo el transporte marítimo?

g2j_agcnewtral_barco-contenedores

Foto: laclasedeoscarboluda.com

 

¿Flete de contenedor o grupaje?

Lo primero que nos debemos plantear a la hora de elegir el transporte marítimo como el medio más adecuado para comercializar internacionalmente es si nos compensa realizar un envío masivo o por el contrario, diferentes soluciones de distribución frecuente pero no masiva.

Según nos interese una opción u otra, la elección deberemos sopesarla entre el flete de un contenedor completo, que compensa si lo vamos a llenar totalmente y si tenemos una logística eficaz al llegar a puerto que permita su rápida distribución, y el grupaje (compartir contenedor con otros envíos de otras empresas), que compensa ampliamente si realizamos envíos frecuentes y controlados sin que lleguen a llenar un contenedor.

 

Elige comerciar con rutas comunes y frecuentes

Para poder elegir adecuadamente entre una opción u otra sin que otros factores entren el juego, conviene que usemos rutas con alta frecuencia, ya que éstas nos permiten que el factor tiempo no nos juegue en contra.

Rutas incluso dentro del mismo país, como las que tienen de origen la ciudad de Barcelona y destino Brasil, tienen una diferente periodicidad según queramos llegar a Río de Janeiro (quincenal) o Santos (semanal).

Podemos ahorrar por tanto tiempo y soluciones logísticas según nos convenga la elección de un puerto u otro.

 

Selecciona puertos base

A colación con el punto anterior, nos puede compensar realizar un envío en contenedor completo a Río de Janeiro, o tomar como puerto base de las operaciones en Sudamérica el puerto de Santos y, mediante tener almacenes o distribución capilar perfectamente sincronizada, poder ahorrar en envíos.

 

Selecciona el tipo de contenedor

Por último, debemos tener en cuenta que al igual que todas las mercancías no son iguales, tampoco lo son el tipo de contenedor.

Según comerciemos con mercancías perecederas, líquidos, gases u otros productos cuyo embalaje no responda a la mercancía común que pueda ser manipulado sin que se vean afectadas sus propiedades, deberemos hacer uso de contenedores estándar, contenedores refrigerados, contenedores congeladores, tanques para líquidos etc.

En el caso de que no toda la mercancía sea de un mismo tipo, podemos jugar con las distintas posibilidades. Por ejemplo, si somos una distribuidora de alimentos, acudir al grupaje en contenedor refrigerado de aquellos que sean perecederos y fletar un contenedor completo para los restantes que aguanten bien el paso del tiempo y el cambio de condiciones meteorológicas.

En definitiva, la clave para ahorrar y sacar el máximo provecho a un contenedor de mercancías está en no considerarlo como un todo que debemos llenarlo sea como sea y tener en cuenta las diferentes posibilidades que puedan flexibilizar tanto el envío, como la periodicidad con la que se haga.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.